Recomendaciones: Vinos en 375 ml

Tanto en restaurantes como en supermercados, cada vez más bodegas ofrecen sus mejores etiquetas en formatos pequeños. Una nueva tendencia en el mundo del vino

Llegás a tu casa cansado y querés beber un rico de vino. Sólo una copita, para acompañar la cena. Pero hay un problema: te va a quedar la botella abierta. Y si mañana comés afuera y pasado tenés pensado ir al cine, vas a tener un vino oxidándose lentamente sobre la mesada de la cocina. ¿Entonces tiene sentido descorchar una botella de las buenas?

A nadie le gusta tirar a la basura media botella de más de 50 pesos, pero en los últimos años apareció una solución para los bebedores de grandes vinos en dosis pequeñas: las botellas de 375 y de 500 mililitros, formatos que hoy comercializan más de 50 etiquetas de media y alta gama, no sólo en los restaurantes, sino también en supermercados y vinotecas.

Históricamente, los vinos en estos pequeños formatos cumplían tres condiciones: primero, eran marcas populares y económicas (Norton Clásico, López y Bianchi Borgoña son algunas de las más conocidas). En segundo lugar, pertenecían a grandes bodegas. Y por último, aparecían únicamente en las mesas de los restaurantes. No había forma de comprarlas en el almacén o en el supermercado y tenerlas en casa. Además, en ese entonces el vino una vez abierto se tapaba nuevamente con el corcho y tiraba cuatro o cinco días. Nadie venía a contarte sobre la oxidación y cuánto cambia ese vino una vez abierto. Un chorrito de soda, en todo caso, disipaba cualquier inconveniente.

Ahora el panorama es diferente: las botellas chiquitas contienen grandes vinos, se consiguen en todas partes y vienen de marcas históricas, pero también de bodegas de pequeña y mediana escala, como Alto Las Hormigas, Alfredo Roca, Lurton, o Andeluna.

¿Por qué? Las bodegas consultadas admiten cierta disminución en el consumo de sus vinos en el canal de botella abierta, es decir en los restaurantes. Por un lado, el precio que se debe pagar por una botella de 750ml no siempre es accesible. Y otro motivo son los controles de alcoholemia. Pero además, a nivel mundial la tendencia indica que cada vez hay más personas que viven solas y no comparten el vino. ¿Qué solución les queda? ¿Bajarse tres cuartos de litro cada noche? ¿Dejar que el sobrante muera en la botella sin ser consumido?

LOS PIONEROS
Si bien ya había algunos antecedentes (como Fond de Cave y el Trapiche Syrah Colección, en envases de 500ml), en los últimos dos años comenzaron a surgir decenas de botellitas Premium. Los pioneros de esta ola fueron Terrazas de los Andes y Rutini, con sus etiquetas más conocidas (Terrazas de los Andes Reserva Malbec y Rutini Malbec-Cabernet respectivamente) en presentación de 375ml. Poco tiempo después, se sumó Luigi Bosca también con su Malbec Reserva.

El éxito fue contundente a tal punto que hoy supermercados como Disco y Jumbo tienen una góndola exclusiva para los formatos mini, en tanto que Carrefour planea sumarse en el corto plazo.

Está claro que elegir estas botellitas conviene no por lo que se ahorra en el momento de la compra, sino por el gasto que implica desperdiciar lo que sobra cuando uno compra botellas de 750 ml. De hecho, el precio por litro de un vino en envases de 375ml es aproximadamente un 15% más alto. En los restaurantes, en tanto, el valor de una botella chiquita suele ser un 50% más barato que la estándar. Así, podés pedir un Luigi Bosca Malbec Reserva y pagar alrededor de $60, en lugar de los $140 que saldría una botella de 750ml.

Actualmente las bodegas envasan sus vinos en tres tipos de botellitas mini. Las de 187ml con tapa a rosca están pensadas para aviones y frigobares de hotel como dosis personal. Las de 375ml llenan dos copas y son las más difundidas, en tanto que las de 500ml están en un punto medio interesante, útiles para compartir y con una mejor relación precio calidad que los formatos más pequeños.

CUALES COMPRAR
A continuación, algunos de los mejores vinos Premium que se pueden conseguir en formato liliput:

1. Trapiche Syrah Colección Roble (500ml, $33,50)
Ya hace más de diez años, Trapiche lanzó un Syrah en este formato. Siempre se dijo que fue un ensayo con un vinazo del cual no tenían mucha producción y por eso lo distribuían en ese envase. De hecho, nació mini y luego pasó 750ml. Lo concreto es que hoy es el único Syrah en botellita. Y es genial.

2. Fond de Cave (500ml, $28)
Otro de los clásicos que dio el puntapié inicial. Hay Malbec y Cabernet, dos varietales cumplidores y conocidos que suben la apuesta en calidad sin que debas gastar demasiado.

3. Terrazas de los Andes Reserva Malbec (375ml, $34,90)
Cuando salió al mercado en 2009 esta etiqueta rompió con el tabú de que solo los vinos económicos van en envase pequeño. Su calidad y reputación ahorran presentación: este es el vino que querrás descorchar cuando el plato amerita complejidad, elegancia y sabor.

4. Luigi Bosca Reserva Malbec (375ml, $48)
Los vinos de esta bodega siempre visten la mesa y hoy estas botellitas son para dejar a cualquiera con la boca abierta. Este reconocido y sofisticado Malbec es una de las mejores cartas de presentación del vino argentino.

5. Rutini Malbec Cabernet (375ml, $52)
Por historia y tradición, Rutini siempre marcó los parámetros de calidad del vino local, con que se descorchan só en ocasiones especiales. Ahora podés dejar de esperar y darte el gusto en todo momento.

6. Amalaya Tinto (375ml, $28)
El caballito de batalla de Colomé ahora cuenta con bodega propia en Cafayate y también con la nueva presentación de una etiqueta llena de terroir y carácter (corte Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y Tannat). Una de las alternativas más originales en cuanto a estilo vínico.

7. Punto Final (375ml, $29)
Bodega Renacer no solo embotelló su reconocido Malbec sino que también achicó su increíble Sauvignon Blanc elaborado con uvas del Valle de Casablanca (Chile), algo único en el mercado local.

8. Siesta de Ernesto Catena Vineyards (500ml, $65)
Los de Ernesto Catena son verdaderos vinos de autor que le dan otro vuelo a la góndola de botellas mini. La apuesta más glamorosa es su Cabernet Franc, único en este formato. La línea se completa con un Malbec/Bonarda, un Chardonnay y un Malbec.

9. Serie A de Zuccardi Malbec (375ml, $35)
Ante el éxito de su línea Santa Julia en 375ml, hoy Zuccardi lanza esta etiqueta de alta gama. Una alternativa novedosa e interesante para probar un Malbec for export que a la vez mantiene buena relación de precio en cuanto a su versión full.

10. Marianne de Finca Las Moras Malbec (500ml, $25,50)
Casi todos los vinos mini son mendocinos, pero si querés probar con algo deferente, acá tenés este sanjuanino, último lanzamiento de Finca Las Moras. Ideal para platos invernales.

11. Alto Las Hormigas Malbec (375ml, $29,50)
Este vino modernizó el concepto del Malbec argentino y define como pocos el terroir mendocino. Ya sea para acompañar alguna carne al horno entre semana o para llenar la copa de sobremesa este tinto high class es el vino para quienes buscan personalidad.

12. Lurton Pinot Gris (500ml, $28,70)
Esta bodega de origen francés aporta un blanco novedoso, un Pinot Gris. Si bien se trata de una cepa que está dando que hablar, sorprende que ya tenga su representante en botellita. Una buena alternativa para variar del Chardonnay.

13. Nieto Senetiner Reserva (375ml, $40 en restaurantes)
Uno de los vinos con mejor relación precio calidad del mercado también está disponible en 375ml. Como la intensión de la bodega es cubrir el ámbito gastronómico vas a encontrar el Cabernet y el Chardonnay sólo en restaurantes.

14. Umbral de los Vientos Malbec (500ml, $35)
Ya sea en 500 o en 750 ml, tenés que probar el nuevo vino de Bodega Cruz de Piedra. Hoy este establecimiento, recientemente recuperado por la familia Alonso, quiere reconquistar su lugar en el mercado con dos varietales (también hay Cabernet) frescos y modernos, ideales para todos los días.

15. Alfredo Roca (375ml, $30)
Esta bodega sanrafaelina embotella en formato mini su exquisitos vinos elaborados bajo la atenta supervisión familiar. Son tres varietales (Malbec, Cabernet Sauvignon y Chardonnay) que mantienen su personalidad sin caer en versiones comerciales.

16. Monteviejo (375ml, $75)
El blend (Malbec-Syrah) icono del famoso Clos de los Siete comandado por Michel Rolland en la Argentina ahora está disponible en este formato y no solo eso: también Calypso Malbec ($48), su más reciente lanzamiento. Un Rolland auténtico, para deleitarte con las creaciones de este gran winemaker y entender cuál es el estilo del vino argentino que disfruta el mundo.

Por Alejandro Iglesias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: